El origen de la actividad de los mosaicos en Rectivía viene asociado a la construcción de las instalaciones de Boisán.

Se habían hecho e instalado al aire libre varias mesas de hormigón, y de alguna forma había que cubrir su superficie para evitar la aspereza del material empleado, pero que a su vez resistiese las inclemencias del tiempo.

Sari (Baltasar) adquirió en Madrid, para desarrollar su actividad industrial, una nave que había sido almacén de muebles, y al desalojar sus antiguos propietarios los restos que quedaban dejaron cantidad de mesetas de mármol de mesitas y aparadores. Estando de visita en Boisán, ofreció este material por si tuviera aplicación para recubrir las mesas de hormigón, y siendo aceptado, en el primer viaje se trajo la furgoneta con las placas de mármol.

Fueron muchos los intentos que se hicieron para buscar la mejor solución. El excesivo coste de corte en las marmoleras desechó unas, las imposibilidades técnicas para su pegado y ajuste otras, al final y después de varias pruebas se fue viendo que todo esto desembocaría en la realización de mosaicos.

Ante la falta de conocimientos para el empleo de las técnicas elementales, la práctica se impuso como método de trabajo y aprendizaje. Blanca fue de las primeras en participar en los primeros trabajos realizados, que fundamentalmente servían como adiestramiento. Antonio, con la ayuda de Alfredo también realizó su mesa. De esta forma, la casa de Blanca y la cochera de Antonio, fueron los primeros talleres en donde de forma empírica se agudizó el ingenio a base de prueba y error, abordando obras cada vez mas complejas, sin importar mucho el destino de las piezas realizadas.

Es importante resaltar que se aprendió VIENDO. Se organizaron viajes a los talleres de Poyo y Topas, a exposiciones como la de Mosaico Romano del Mediterráneo organizada en 2001 por el Museo Arqueológico Nacional en Madrid, visitas para ver las excavaciones de Saldaña y Quintanilla de Cueza, el cuadro de Villar de Mazarife, y un viaje a Mérida, que incluyó recorridos por el museo, las obras y un taller.

En la revista Excelsior de septiembre de 1996, se publicó un aviso para cuantas personas estuvieran interesadas por aprender a hacer MOSAICO ROMANO. Ya se estaba en posesión de los conocimientos mas elementales para comprender los mosaicos y poder transmitir ese saber.

Sirviendo como fuente el fondo documental existente en la Parroquia de los cursos de Heráldica que se habían dado, se construyeron escudos de familia, encargos y otros elementos para las instalaciones de Boisán, como las metopas del anfiteatro. En las conversaciones durante las tareas de estos primeros trabajos todos aportaban sus conocimientos sobre historia del mosaico.

Se había desarrollado una técnica propia para la ejecución del mosaico, la actividad era importante y las ganas de aprender aún mayores. Así en la revista Excelsior de febrero de 1998 se publicó lo siguiente:

“Musivaria Antiqua” es el nombre que ha elegido el grupo de personas que desde hace tres años viene dedicándose a hacer mosaicos en nuestra parroquia. Y ellos están organizando un viaje a Italia con el fin de ver mosaicos. Italia puede decirse que es la catedral del mosaico: Ravenna, Roma, ...

Por lo tanto, principalmente van a aprender. Lo que saben -poco o mucho- lo han aprendido viendo; puede decirse que no han tenido otro maestro. Y, si quieren seguir adelante, no les queda mas solución que seguir viendo. Por ello, VER MOSAICOS será la finalidad principal, no única, de este viaje.

El viaje se realizó del 23 al 30 de abril, visitando Siena, Pisa, Florencia, Padua, Rávena, Venecia, Asís, Roma, ... y hasta tuvieron el privilegio de visitar los talleres del Vaticano, donde fueron atendidos por el propio Director.

Los componentes de Musivaria Antiqua, un grupo en torno a 15 personas, se veían con fuerza y se comprometieron a terminar el esquema del Camino de Santiago antes de 1999, último Año Santo Jacobeo del siglo, y así fue, colocándolo en la bajada lateral izquierda de acceso a los locales de la Parroquia.

Durante este tiempo también se realizaron los mosaicos sobre las actividades de Excelsior, que forman parte de los motivos de la parroquia situados en la bajada derecha, la alfombra de siete metros de larga por dos de ancha con destino al rellano que hay antes de la puertas de la iglesia, y ya se habían iniciado algunas partes del Mosaico principal de la fachada que sería terminada y colocada en el año 2000.

A partir de la instalación de la fachada, ha habido algunos reconocimientos de particulares a la labor realizada. Así, en mayo de 2000, José Sáez Pérez, un peregrino de San Pedro del Pinatar, interesado por la obra y, después de visitar el taller, admirado por el esfuerzo realizado, diseñó y construyó una máquina de cortar teselas, que el mismo se acercó a entregar con un ¿Me permiten que se la regale?, y que vino a sustituir a la construida por Santiago Cuervo.

También la revista Ars Sacra, en su número 21 correspondiente al primer trimestre de 2002, incluyó un amplio reportaje de María Freijido Veloso, historiadora de arte.

Sin embargo, no ha habido subvención alguna, a pesar de haber sido solicitada en varias ocasiones, de organismos oficiales, Ayuntamiento, Diputación, Instituto Leonés de Cultura, Junta de Castilla y León, y el mas mínimo reconocimiento, merecido o no, no acaba de llegar.

Se puede deducir por las aportaciones de los vecinos, que Rectivía no es de la misma opinión. Y así en la revista Excelsior de julio de 2000, ya revestida la fachada, Musivaria Antiqua se expresa de la siguiente forma:

La gente, sobre todo la del Barrio, parece que se ha sentido satisfecha, y esto nos agrada muchísimo. Produce gran alegría ver cómo muchas personas se acercan a dar su donativo, y dejan reflejar no sólo su satisfacción, sino el deseo de tener parte con su donativo en la obra. Agrada que todos los de la parroquia la tengan como suya. Hay que dar las gracias, no sólo por el donativo, sino por el ánimo que eso infunde.

En el año 2000 la exposición "Las Edades del Hombre" recaló en Astorga, lo que dio un tema, que junto con la reproducción de paso titular de la Cofradía de Las Palmas, y el de actividades del Centro Cultural Excelsior, tal y como hemos dicho anteriormente, completó el hueco de la bajada derecha, quedando instalado totalmente en el año 2003.

Referente al futuro del taller de musivaria, la misma revista Excelsior en su número de abril de 2000 nos aporta una solución:

Llegar hasta aquí ha sido muy difícil. Prácticamente ha habido que ir inventando todo, preguntando (casi no hay a quien ...), haciendo y deshaciendo hasta diez veces ... Pues bien, sería una pena que todo esto muriera. Es preciso lo mas pronto posible hacer un taller donde se pueda dar continuidad, incorporando gente nueva. ¿Algún mecenas particular? ¿Alguna institución oficial? No lo sé.

Quede claro este aviso y esta llamada; después no vale lamentarse. Por nuestra parte, siempre estaremos dispuestos; siempre, que nuestros años nos lo permitan.

En el número 305-306 de mayo-junio de 2007 de la revista Excelsior, después de un periodo de silencio, se vuelve a hablar del taller de mosaicos. Situado ahora en los locales anexos al cabildo de la Cofradía de Las Palmas. Sus componentes han reanudado sus actividades y desean se produzcan incorporaciones al grupo.

Después de un largo tiempo de inactividad hemos reanudado los trabajos: una nueva etapa, con novedades.

Sin duda la novedad mayor ha sido el nuevo local- ¡Qué diferencia! Estábamos en un sótano, con todas las luces encendidas siempre; ahora tenemos tanta luz que ni siquiera nos acordamos a veces de levantar las persianas, no se siente la necesidad de hacerlo. Y no sólo nosotros estamos contentos, sino que la gente que entra se queda admirada. No es frecuente que una cosa de estas se haga a gusto de todos; aquí si ha ocurrido.

Los de la Cofradía, contentísimos y orgullosos de tener un local propio para el Paso; además pueden presumir y presumen de unos armarios empotrados elegantísimos, y tan espaciosos que pueden meter allí holgadamente todos sus pertenencias. Muy acertadamente están haciendo una exposición fotográfica permanente, que suscita la curiosidad de cuantos entran allí.

Por su parte los de los mosaicos han reanudado la obra haciendo dos piezas de 2,50 m. por 1 m. cada una de ellas. Piensan colocarlas en la fachada del nuevo taller. Llevan una leyenda que dice “MUSIVARIA ANTIQUA”, y motivos que aluden a su labor, además una flecha amarilla (estamos en pleno camino) indica a los peregrinos, que necesariamente han de pasar por aquí, el Camino de Santiago.

Esperando tienen el dibujo que completará la terna de simicírculos eucarísticos de la Capilla.

Ellos están llenos de ilusión como siempre, y, no son un coto cerrado, al contrario verían con gusto que nuevos refuerzos, hombres y mujeres, se incorporaran al grupo. Bueno sería añadir aquí que estos deseos no son tanto por su bien como por el bien de los que puedan venir. A ellos les ha ayudado en momentos de no saber qué hacer y hasta en momentos de cierta depresión, y les gustaría que otros encontraran aquí su remedio. Sin duda se trata de una terapia muy eficaz. Sinceramente, esperamos con los brazos abiertos. Puede que para algunos sea mejor remedio que las pastillas.

En noviembre de 2007 se colocaron las dos piezas en la fachada del taller.

Foto Jrf, noviembre 2007. (Clic ampliar imagen)

Foto Jrf, julio 2007. (Clic ampliar imagen)

Durante el verano de 2008 se acometieron obras en el edificio de la iglesia, para efectuar una importante reparación de los desperfectos exteriores que tenían los prefabricados y reponer y limpiar la parte inferior. Una vez concluidas las obras se procedió a la instalación del mosaico que ha venido en denominarse “El Laberinto” sobre la pared lateral de la calle San Pedro.

El número 326-327 de la revista Excelsior de febrero-marzo de 2009, informa de las tareas que se siguen realizando, y hace un llamamiento para ampliar el número de los componentes de Musivaria.

Están trabajando con toda ilusión en dos campos. En el semicírculo de “La Eucaristía como Banquete”; tienen terminada la parte central y gran parte del sector izquierdo.

Han comenzado también la alfombra del pasillo central de la iglesia, que junto con las proximidades del presbiterio, pasará de los cincuenta metros cuadrados. Teniendo en cuenta que un metro cuadrado puede llevar dos o tres meses como mínimo, pueden ustedes calcular.

Actualmente el grupo de voluntarios no es muy grande; pero confían que otros se les vayan agregando. Anímense, les vendrá muy bien, y más de uno puede que encuentre ahí su mejor ayuda. A partir de las cinco todos los días pueden ir, ver y probar.

En mayo de 2010 se instalaron los mosaicos de la capilla.

Son dos mosaicos en forma de semicírculo de cuatro metros de base cada uno por dos de altura. La revista Excelsior en su número 342-343 se hace eco de esta noticia, en la que se expresa el agradecimiento a todos los que la han hecho posible, además de volver a apelar a la participación a los parroquianos, puesto que se sigue trabajando en el pavimento de la iglesia: la “vía sacra”, que supondrán más de 70 m2, con la creación, la caída y las promesas de redención, y ya, en el entorno del presbiterio la realización de la salvación que Cristo hace a través de los sacramentos.