Formalmente, como tal Centro Cultural, Excelsior se fundó a principios de 1980 con una asamblea general, en el que se aprobaron sus primeros estatutos, y se nombró una junta directiva constituida por

D. Restituto Perandones, PRESIDENTE
D. Domingo Silva Nistal, TESORERO
D. Miguel A. Cuervo, SECRETARIO
y un vocal para cada grupo de actividades.

Su creación era la lógica consecuencia del creciente número de actividades que se desarrollaban en la parroquia para las que se necesitaba una estructura organizativa; en concreto para el verano de 1980 se enumeraban las siguientes posibilidades de participación en la circular distribuida por la parroquia a todos los vecinos con motivo de las fiestas patronales:

En la misma circular, se hacía la primera declaración de intenciones:

EXCELSIOR, “Más arriba”, “Siempre más arriba”, es el nombre que pretende cuantas actividades se desarrollan en los bajos de la parroquia. Siempre más alto, más arriba en nuestra formación humana, cultural, social ..., y religiosa, ¿por qué no?. TODAS LAS ACTIVIDADES pretenden tener ese común telón de fondo: una mayor promoción.

No tenemos ayuda estatal, ni similar. Contamos exclusivamente con la ayuda que los que formamos esta comunidad de Rectivía prestemos desinteresadamente a los demás.

Donde no lleguen nuestras fuerzas pediremos la ayuda de otros.

Estamos convencidos de que nuestra tarea es noble y será comprendida: ayudar a todos, niños y jóvenes en especial.

El sábado 28 de marzo de1981 se celebró una nueva asamblea donde se aprobó la ampliación de la junta directiva que quedó constituida por:

Presidenta:Maite Vega
Vicepresidente:Roberto Fuertes
Tesorero:José Antonio Álvarez
Vicetesorero:José María Fuertes
Secretario:Sari Cordero
Vicesecretaria:Rosi Láiz
Vocales:Sendos representantes de cada grupo

Por unanimidad la Asamblea aprueba una línea exigente de responsabilidad personal, respeto mutuo, dignidad y laboriosidad. Encomienda a la nueva Junta el cometido, fijando más la labor en la formación que en la obsesión por las actividades.

El Faro Astorgano, el periódico local con año y medio de vida, organiza los premios a los personajes del año 1980, y la placa al Mérito Cultural se la concede a “EXCELSIOR” por su fecundísima labor en dicho ámbito, distinción que fue entregada en la cena organizada el 4 de abril de 1981 por el Sr. Juez de Instrucción de Astorga a la Presidenta.

En 30 de enero de 1985 la asociación Centro Cultural Excelsior quedó constituida legalmente, al ser aprobada por el Gobierno Civil su inscripción en el Registro Provincial con el número 632. El Acta Fundacional fue realizada el 16 de enero del mismo año quedando fijado su ámbito territorial al barrio, si bien queda abierta a los demás barrios de la ciudad, no excediendo en todo caso de los límites provinciales.

Su primera presidenta de esta fase oficial fue María C. Martínez a la que sustituyó en 1987 Milagros Fuertes. Los restantes cargos se fueron renovando con esfuerzo creciente.

Las memorias de actividades años 1985, 1986, 1987 y 1988 recogen de forma detallada la ingente labor desarrollada durante esos años, donde se alcanzó el pico máximo de participación, y se inició la paulatina merma de gente dispuesta a comprometerse.

En la revista Excelsior número 72 de abril de 1987 se comunicaba que las clases de solfeo, piano y conjunto coral quedaban en suspenso, al conseguirse un Conservatorio de música para la ciudad, algo a lo que se contribuyó, nadie lo duda, en gran medida desde los primeros pasos del Resi-Club . A finales del 93 también se anunció la disolución del coro infantil, y el juvenil ya hacía unos años que había dejado de funcionar.

En 1990 se iniciaron los trabajos de las instalaciones de Boisán que absorbe casi todo el esfuerzo de organización y de recursos.

En el curso 1990-91 se dieron las últimas clases y cursos para adultos. Desde instancias oficiales surge el Centro Lyda de educación de adultos y la posibilidad de asistencia a varios cursos particulares de manualidades (flores secas, macramé, patchwork, etc).

Desde el Ayuntamiento se empiezan a organizar rutas y marchas. La Diputación oferta a los escolares “semanas blancas” en San Isidro.

La Coral pasa a ser independiente y se desvincula de la parroquia.

Las representaciones de teatro si que han continuado para los mas pequeños, como actividades asociadas a la catequesis.

En 1997 se empieza a trabajar en los mosaicos de la fachada de la iglesia, pero la Asociación Cultural Excelsior ya no se encuentra en situación de actividad y funcionamiento, llenó un tiempo en que de esto no había nada y todo se hacía gratis.