Sin duda ninguna existió iglesia en el mismo lugar ya desde el siglo XI; se llamaba “San Pedro de Afuera”, para distinguirla de “San Pedro de dentro” que estuvo donde hoy se encuentra la plaza de San Miguel. Había sido ampliada en 1952, sin que pueda precisarse la fecha de construcción. (Excelsior nº 4, mayo de 1981)

La iglesia actual se empezó a construir en 1970 según los planos de los arquitectos Bada y Mirones, de Madrid, sobre el solar de la antigua iglesia y los anexos que se pudieron adquirir, creando un templo moderno con mayor espacio y luminosidad, la capilla, vivienda y despacho para el Sr. Párroco, y en los bajos un gran salón de actos y otras dependencias para la realización de actividades.

Foto Atpg, febrero 2003

Es un edificio que recuerda una gran nave que emerge su proa hacia el cielo en un esfuerzo de vencer la perpendicularidad natural. Sus muros son de ladrillo visto y la cubierta de pizarra todo ello enmarcado en prefabricados de piedra artificial.

La cimentación y el alzado de la estructura fue contratado con el empresario del barrio Sindo Castro. El resto de la construcción del edificio en su mayor parte se ha hecho con la colaboración de los fieles.

El mosaico principal de la fachada fué diseñado por D. J.A. Noriego, y al igual que los restantes realizado por el grupo Musivaria Antiqua de esta misma parroquia.

En los laterales del templo, las vidrieras reproducen las 14 estaciones del Via Crucis.

En el altar mayor destaca un cristo de tamaño natural, el Cristo del Amor y del Perdón, que es procesionado por la cofradía del barrio en la Semana Santa de Astorga.

Durante el verano de 2008 se acometieron obras en el edificio de la iglesia, para efectuar una importante reparación de los desperfectos exteriores que tenían los prefabricados y reponer y limpiar la parte inferior. Una vez concluidas las obras se procedió a la instalación del mosaico que ha venido en denominarse “El Laberinto” sobre la pared lateral de la calle San Pedro.